viernes, 28 de abril de 2017

COULIS DE FRESAS CON CREMA DE MASCARPONE

VASITOS DE COULIS DE FRESAS CON CREMA DE MASCARPONE





Postre sencillo, sin excusas, ideal para terminar una comida familiar o con amigos y todos quedarán sin palabras.

El coulis es una salsa espesa y concentrada, en este caso de fresas, ideal para acompañar cheescakes, helados o hacer estos vasitos. Normalmente se tritura todo y se pasa por un colador pero yo lo he dejado así tal cual, y así te encuentras trocitos de fresa en cada cucharada.




Aunque el coulis se suele servir de acompañamiento como anteriomente os he comentado, en este caso es la base principal y después le añadiremos una crema de mascarpone de lo más fácil y todo junto una bomba.

Hay mas opciones, sino tenéis fresas podéis hacerlo con frambuesas o mango, pero eso ya a vuestra elección, mi propuesta es con fresas.

Paso a la receta para 6 personas o vasitos.

Ingredientes coulis

250 g de fresas limpias y cortadas en dado pequeños
120 g de azúcar
15 ml de jugo de limón
30 ml de agua

Ingredientes crema mascarpone

250 g de mascarpone
100 ml de nata
50 g de azúcar
1 cucharada de coulis de fresas

Elaboración

Poner las fresas en un cazo con el azúcar, el limón y el agua y cocer a fuego medio 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Retirar del fuego y dejar enfriar.





Mientras pasamos a la crema. En un cuenco ponemos el mascarpone, la nata y el azúcar y montamos como si solo de nata se tratara. Echamos la cucharada de coulis y mezclamos bien. Ponemos en una manga pastelera.

Cogemos nuestros vasitos y llenamos casi hasta la mitad de coulis de fresas y rellenamos el resto de mascarpone y así con todos.







Conservar en el frigorifico y disfrutar de ellos fríos. Se ven deliciosos y saben mejor y sólo os robaran una hora o menos.

Un beso dulcer@s

lunes, 24 de abril de 2017

PAN DULCE CON CHOCOLATE

PAN DULCE CON PEPITAS DE CHOCOLATE




Nada mas leer el nombre ya me entran ganas de coger un trocito y comérmelo.

He de reconocer que no se comer sin pan, por algo es un alimento básico, y es que aunque no acompañe a la comida que tenga preparada el pan siempre tengo que verlo encima de la mesa, manía mía.

El que os traigo hoy no es precisamente para acompañar en las comidas, pero me lo como o solo, o con leche, o con mantequilla, o con mas chocolate...y es que es tan rico, tan fácil y tan económico.

Ideal para las meriendas de nuestros niños. No lleva lácteos, y para que os hagáis una idea se parece al "pan de molde" casero pero dulce y recién horneado y templado y pasadas unas horas parece bizcocho.




Venga voy con la receta para un pan en un molde de 22 cm de largo.

Ingredientes

300 gr de harina de fuerza
180 ml de agua
35 gr de azúcar
1/2 cucharadita de sal
55 gr de pepitas de chocolate
1 cucharadita de azúcar invertido o miel
10 gr de levadura fresca

Elaboración

Echamos en un bol la harina, el azúcar, la sal y mezclamos bien. En un vaso echamos un poquito de agua de los 180 ml que tenemos preparados y la calentamos unos segundos en el microondas. Añadimos la levadura y la miel (si optáis por el azúcar invertido lo echaremos cuando añadamos el agua) y disolvemos por completo. Se lo echamos a la harina con el resto del agua y empezamos a amasar.

Amasamos y reposamos hasta conseguir una masa lisa y dejamos fermentar 1 hora en un bol untado en aceite y lo tapamos con film o con un paño limpio.


Una vez haya pasado el tiempo, sacamos la masa del bol y la dividimos en 3 porciones "iguales". A mi me han salido 3 porciones de 183 gramos cada una. Cogemos una porción, la estiramos formando un rectángulo de ancho como nuestro molde y lo enrollamos entre si. Hacemos lo mismo con las otras porciones y las colocamos en el molde.




Lo volvemos a tapar y dejamos que duplique el volumen, entre 30 o 45 minutos.





Encendemos el hornos a 240 grados, calor arriba y abajo. Horneamos durante 30 minutos y en el minuto 20 bajamos a 210 grados y lo dejamos así hasta el minuto 30. Si veis que se os dora en exceso cubrirlo con papel de aluminio.



Un fantástico pan para vuestros desayunos y meriendas.




NOTA: una vez frío podéis congelarlo o por porción entera o cortado en rebanas y guardarlo en bolsas de congelación o envueltos en papel film. Si optáis por no echar las pepitas de chocolate, como sugerencia, tostado y con mantequilla esta muy rico.


Un abrazo dulcer@s.

lunes, 17 de abril de 2017

PASTAS CON FRUTOS SECOS

PASTAS DE TÉ CON FRUTOS SECOS


Finas y crujientes con los frutos secos tostados, ya todo esto suena muy bien.

Seguramente una gran mayoría estén hoy comiendo mona de pascua, pero yo hoy quería despedir la pascua, los conejitos, los huevos y todo lo que conlleva esta semana con estas pastas con frutos secos.

Ideales para acompañar el té o el café, o como tentempié, son una maravilla.






Los frutos secos son energéticos, ricos en grasas de las buenas y en proteínas, así que comiéndolos con moderación son buenísimos.

La forma de conservarlas es en una lata de metal, pero esto para cualquier pasta o galleta. Son muy fáciles de hacer, y me amareis después de prepararlas .





¡Atención son adictivas!
La receta para 26 galletas de 6 cm de diámetro.

Ingredientes

100 gr de mantequilla a punto pomada
100 gr de azúcar glas
200 gr de harina de trigo
1 cucharadita de miel
1 yema de huevo L
1 clara
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
Un puñado de avellanas tostadas
Un puñado de pistachos sin sal
Un puñado de arándanos deshidratados
Un puñado de nueces
Más opciones: pasas, pipas de calabaza, piñones y cualquier fruto seco que os guste

Elaboración

Con una batidora de varillas batimos la mantequilla para que quede bien pomada y añadimos el azúcar. Batimos bien, primero a baja velocidad y vamos subiendo hasta que este totalmente integrado. Añadimos la yema, el extracto y la miel y mezclamos hasta que quede una crema. Ahora echamos la harina tamizada, y mezclamos. Terminaremos con las manos, así dejaremos la masa uniforme.

Hacemos una bola que pondremos encima de papel vegetal, lo cubrimos con otro papel y extendemos la masa. Yo utilizo un rodillo con discos medidores y el grosor que he utilizado es de 4 mm, son finitas, quien no tenga un rodillo como el mio, que utilice uno normal e intente que quede la masa con medio dedo de grosor. Al hornear crecen un pelín.

Dejamos la masa en la nevera mientras que pasamos a preparar los frutos secos.

Ponemos los frutos secos encima de una tabla y con ayuda de un cuchillo los picamos pero solo un poco, para que se vea bien lo que lleva cada galleta.





Encendemos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo. Sacamos la masa de la nevera y cortamos galletas. Vamos poniéndolas en la bandeja donde las vamos a hornear. Con la masa sobrante volvemos a estirar y hacer mas galletas hasta que acabemos con toda.

Pintamos con la clara bien y ponemos unos poquitos de frutos secos por encima. Horneamos durante 12 o 15 minutos, estarán listas cuando estén ligeramente doradas.

Las sacamos del horno y las dejamos reposar unos 10 minutos en la bandeja. Después las pasamos a una rejilla para que enfríen por completo.






Listo, deliciosas galletas.


Estas con pasas y pipas de calabaza y con rodillo sin medidas

Hacerlas porque son una auténtica pasada.

Un saludo dulcer@s




lunes, 10 de abril de 2017

CUPCAKES CONEJITO DE PASCUA

CUPCAKES CONEJITOS DE PASCUA




¡Hola dulcer@s!

Semana esta la que se nos presenta en lo relativo a la comida y especialmente a los dulces intensa. No faltaran los clásicos de siempre, torrijas, rosquillas, pestiños, monas, y muchos mas dulces típicos de cada lugar.

Yo hoy os traigo mi aportación, y como no en forma de lo que mas me gusta hacer, cupcakes. 




Si os gusta el chocolate esta es vuestra receta. Es entretenida, si, pero merece la pena y además podéis hacerla con los pequeños de la casa como hice yo, todos disfrutareis no solo comiéndolos sino también haciéndolos.


Aunque la receta es mía, he de decir que la técnica del bizcocho dentro del huevo es del libro de Sandra Mangas, La receta de la felicidad, aquí el enlace de su receta en su blog http://www.larecetadelafelicidad.com/2011/11/brownie.html

Ahora voy con la receta para 6 cupcakes.





Ingredientes para los cupcakes y el relleno de los huevos.

120 ml de aceite de girasol
140 ml de buttermilk (130 ml de leche desnatada con 10 ml de jugo de limón o vinagre )
1 huevo L
1 cucharadita de vainilla
220 gr de harina de todo uso
25 gr de cacao en polvo sin azúcar
2 cucharaditas de levadura en polvo
1/4 de cucharadita de sal
300 gr de azúcar
120 ml de agua hirviendo

Para los huevos

6 huevos 
100 gr de sal
1 litro de agua

Butterccream de merengue suizo de chocolate y nutella

2 claras de huevo
100 gr de azúcar blanco
100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
80 gr de chocolate negro 70 %
1 cucharada grandota de nutella 
1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración 

Empezaremos por lo huevos. Tenemos que vaciarlos con mucho cuidado y de ellos obtendremos las claras para la buttercream y yema y clara para la masa.

Hacemos un agujero en la parte superior con un sacacorchos, sacamos claras y yemas cada una a parte, y las yemas que no utilicemos podemos preparar por ejemplo natillas. Las claras las congelo para otros usos.

Cuando tengamos los huevos vacíos los enjuagamos bien debajo del grifo y una vez limpios los metemos en el agua con la sal y los dejamos 30 minutos. Después los dejamos escurrir y si queremos pintarlos solo necesitamos colorantes alimenticio, un vaso con agua y un chorrito de vinagre. Se sumergen los huevos y en 15 minutos están listos. Para pintar ojos, bigotes y demás esperamos a que esté echo el bizcocho en el interior y completamente fríos.




Segundo paso hacer los bizcochos.

Mezclamos la leche con el limón y esperamos a que se corte, aparecerán una especie grumos, esa es nuestra buttermilk. En un bol mezclamos todos los ingredientes húmedos menos el agua. Echamos los ingredientes secos tamizados, aquí también el azúcar y lo integramos todo. Por último el agua hirviendo y mezclamos todo bien. Lo echamos en las capsulas de los cupcakes, no mas de 2/3 de la capacidad y con ayuda de una manga pastelera rellenamos hasta un "pelín" mas de la mitad los huevos y para que queden sujetos le hacéis con papel de aluminio un cuenco.

Horneamos todo con calor arriba y abajo a 170 grados durante 20 o 25 minutos. Dejamos enfriar y mientras pasamos hacer la crema.

Derretimos el chocolate y le añadimos la nutella y reservamos. Para el merengue suizo, juntamos las 2 claras con los 100 gramos de azúcar y lo batimos con unas varillas manuales. Lo ponemos al baño maría a fuego medio hasta que el azúcar se haya disuelto. Ahora las montamos como si de un merengue normal se tratara y cuando esta frío, entre 5 y 10 minutos, añadimos la mantequilla en dados a velocidad baja y después aumentamos a media-alta. Al principio queda liquido, después como cortado y por último una crema lisa. Añadimos el chocolate y la vainilla y batimos hasta obtener una crema uniforme.




Decoramos nuestros cupcakes con la crema con ayuda de una manga pastelera. Con un descorazonador de manzanas les quite el centro a cada cupcakes y los rellene también de buttercream. Pintamos nuestros huevos con rotulador, ponemos nuestras orejas (las hice de cartulina) y los colocamos encima de los cupcakes. 




Ya tenemos unos preciosos y deliciosos cupcakes de pascua.







NOTA: podéis hacer los cupcakes sin los huevos decorativos y disfrutareis igual de ellos.

Buena semana. Un abrazo dulcer@s


lunes, 3 de abril de 2017

PAN DE ACEITE, MATALAHÚVA Y UVAS PASAS

PAN DE ACEITE CON MATALAHÚVA Y UVAS PASAS.





A días de la semana santa y todo lo que conlleva estos días de comer dulces típicos, entre ellos y para dar por terminada la cuaresma "la mona", yo hoy os traigo un pan que en Granada es conocido como bollos de aceite. En muchos sitios con nueces, en otros con pasas pero siempre aceite y matalahúva.

Después de varios intentos, cada vez andaba mas cerca del deseado resultado, todos estaban muy buenos pero no conseguía el aspecto que buscaba. Y listo, aquí os los traigo, perfectos en sabor, textura y olor. Así que solo puedo deciros que me encanta equivocarme, intentarlo y así mil veces mas si el resultado siempre va a ser como este.







La matalahúva, matalahúga, anís o anís verde es originaria de Asia sudoccidental y la cuenca mediterránea oriental. Tiene un fuerte sabor aromático y por eso es tan utilizado en panadería y repostería.

Este pan es tierno, no es dulce en si aunque todos los ingredientes (simples) hacen que parezca dulce y el único azúcar que lleva es el decorativo. 

Espero que cojáis la receta con muchas ganas, la elaboréis y me comentéis sobre vuestros resultados, son unos bollos granadinos por excelencia. No me enrollo mas y paso a la receta.








Ingredientes para 7 bollos de 100 gramos:


200 gr de harina de fuerza 
200 gr de harina de trigo
180 ml de agua
100 ml de aceite de oliva suave
10 gr de levadura fresca
8 gr de sal
1 cucharada de matalahúva
2 cucharadas de uvas pasas 
Una yema para pincelar
Azúcar humedecida con unas gota de agua


Elaboración:

Ponemos a hidratar las uvas. 

En un cuenco ponemos la harina y la sal y mezclamos muy bien. Disolvemos la levadura en el agua y la añadimos a la harina y con ayuda de la mano vamos integrando todos los ingredientes. Una vez que este la masa seca empezamos a añadir el aceite, poco a poco, yo lo he hecho en 4 veces y no añadimos mas hasta que ha absorbido por completo la masa el que habíamos echado antes. Veréis que en pocos minutos la tenéis. Una vez que tenemos todo el aceite echado, la masa necesita amasado y reposo y así conseguiremos una masa lisa. Amasamos un minuto y descansamos con el bol tapando la masa 5 minutos. En el ultimo amasado añadimos la matalahúva, integramos y añadimos las uvas pasas escurridas y secadas con papel de cocina para quitar el exceso de agua.  

Dejamos la masa en el bol tapada con un paño durante una hora. Tiene que doblar volumen.






Una vez que nuestra masa ha crecido pasamos a cortar porciones de unos 100 gramos y hacemos forma de barras de pan pequeñas. Las ponemos en la bandeja donde vamos a hornear los bollos, separadas entre si, tapados y dejamos una hora de reposo o hasta que doblen volumen. 








Una vez que han doblado volumen, encendemos nuestros horno a 220 grados calor arriba y abajo, pintamos con la yema cada uno de los bollos, hacemos una abertura horizontal en la mitad  y echamos azúcar humedecido encima de la abertura.

Horneamos durante 20 minutos a media altura.












Ahora vuestra casa es la envidia de todo el mundo y huele que alimenta cada rincón de ella, pero esto pasará en caso de que os animéis hacerlos.

Buena semana y mil gracias por estar ahí.

Un saludo dulcer@s.





viernes, 24 de marzo de 2017

PASTEL DE ZANAHORIA CON JENGIBRES Y CREMA DE MASCARPONE Y LIMÓN

PASTEL DE ZANAHORIA CON JENGIBRES Y CREMA DE MASCARPONE Y LIMÓN.





Creo que no conozco a nadie que no le guste el pastel, bizcocho, cupcakes....de zanahoría.

Quien aun no lo ha probado, hoy esta de suerte porque traigo una receta sencilla, manual y espectacular. Es de esas recetas que vas a guardar con mucho cariño y la vas hacer mas de una vez. Ademas el bizcocho con opción vegana.







El porque de "con jengibre" es porque utilizo jengibre en polvo y jengibre confitado o cristalizado.  Tenia tantas ganas de hacer este pastel y añadir este toque picante pero adictivo que va tan bien en este caso.

El toque de limón que encontrareis es gracias a mi hija. Mi pequeña ayudante me dijo la primera vez que empece con la receta que "olía a limón". No llevaba limón, era el jengibre quien aportaba ese aroma parecido. Entonces decidí añadir limón tanto al bizcocho como a la crema. Veréis que es estupendo todo junto y ademas adictivo.

Ahora voy con la receta que sera para 6 personas. Podéis utilizar un molde de 15 cm o 18 cm, según la altura que queráis. Yo lo he hecho en bizcochos individuales, cada bizcocho con dos cucharadas del racionador de helado.





Ingredientes

125 gr de harina de trigo todo uso
1 cucharadita y 1/2 de jengibre en polvo
1 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de nuez moscada
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
2 cucharaditas de levadura
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/2 cucharadita de sal
1 huevo L o 60 gr de puré de manzana o plátano.
120 ml de leche entera o de almendras o cualquier leche vegetal
110 gr de azúcar moreno
60 ml de aceite de girasol o coco
130 gr de zanahoria rallada
Ralladura de un limón mediano
15 gr de jengibre cristalizado en dados muy pequeños (opcional)

Crema

250 gr de queso mascarpone
Ralladura de un limón
6 cucharaditas de azúcar glas
1 cucharada de jugo de limón







Elaboración

Antes de empezar engrasamos el molde con mantequilla y encendemos el horno con calor arriba y abajo a 180 grados.

Tamizamos los ingredientes secos y reservamos. En un bol ponemos el aceite, el azúcar, el huevo, la vainilla, la ralladura de limón y la leche (o las alternativas vegetales) y mezclamos bien. Añadimos los ingredientes secos y mezclamos. Ahora incorporamos la zanahoria rallada y el jengibre en pequeños dados y lo integramos bien. 

NOTA: Si lo hacéis en molde pequeños, o capsulas de muffins en 30 minutos estará listo. Si optáis por la opción de molde de bizcocho comprobar a los 30 minutos y si aun no esta dejar 10 minutos mas. 

Sacar del horno y dejar enfriar completamente.

Mientras preparamos la crema. En un cuenco amplio ponemos todos los ingredientes y con unas varillas manuales lo integramos todo. No batir en exceso, cuando este todo mezclado lo tenemos listo.

Ahora a decorar el pastel y a devorarlo.







Esta increíblemente bueno, tierno, jugoso y la crema es sencilla, fresca y todo junto "amor".







A disfrutar dulcer@s.

viernes, 17 de marzo de 2017

PLUM CAKE DE VAINILLA Y CHOCOLATE PARA PAPÁ

PLUM CAKE PARA EL DÍA DEL PADRE





¡Feliz día papá!


Seguramente la frase más dicha el día 19 de marzo año tras año . La verdad que nuestros padres forman una parte muy importante en nuestras vidas y llega una edad que no sabes que regalarles, y en eso ya he pensado yo. Hoy, a unos días de este día especial preparamos un plum cake, pound cake o cuatro cuartos (este último os suena más), por lo tanto esta entrada va dedicada a todos los papas que me leen, y a los míos (padre, marido y abuelo).

He querido hacer algo fácil pero a la vez que sea bonito y delicioso. De Vainilla, con un corazón de chocolate en forma de bigote que queda muy chulo.

El plum cake es un bizcocho que contiene gran cantidad grasa. Esta tierno por dentro pero  a la vez es denso y tiene una corteza crujiente que se forma en los primeros minutos de cocción. En el momento que empieza a crecer, como ya se formó  la corteza esta se agrieta como si fuera a "reventa". De sabor, este que os traigo hoy a mi me sabe a los "sobaos pasiegos" así que ya os hacéis una idea.





Los bigotes los hice con un cortador pero si no tenéis podéis hacer la forma en un cartón y vais recortando con ayuda de un cuchillo, es bien sencillo, eso si tiene algo mas de entretenimiento, pero el detalle merece la pena. Otra opción es utilizar el cortador mas chulo que tengáis. Ahora voy con la receta.

Ingredientes para un molde rectangular de 22 cm de largo.

200 gr de mantequilla pomada
220 gr de azúcar blanco
320 gr de harina de trigo
3 huevos M
260 ml de buttermilk (240 ml de leche entera con 20 ml de jugo de limón)
2 cucharaditas y 1/2 de levadura química
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/4 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de canela

Ingredientes para la parte de chocolate molde de 28x18cm

2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharada de leche entera

Elaboración.

Primero preparamos la buttermilk mezclando la leche con el jugo de limón y dejamos reposar 15 minutos. Preparamos un molde rectangular para preparar la parte de chocolate y encendemos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo.

Tamizamos harina, levadura, canela y reservamos. Batimos la mantequilla junto con el azúcar y cuando tengamos una crema añadimos los huevos de uno en uno. Incorporamos la vainilla y batimos de nuevo. Ahora incorporamos la harina (aquí añadimos la sal) y buttermilk alternándola . Cuando tengamos la masa, apartamos 1/3 y le echamos el cacao y la leche, y con ayuda de una lengua repostera mezclamos, ponemos en el molde, extendemos bien y horneamos durante 15 minutos.

Cuando este listo, dejamos enfriar un poco para que no nos quememos y pasamos a cortar los bigotes. 








Ahora echamos en nuestro molde donde vamos a hornear el plum cake un dedo de grosor de masa, ponemos encima los bigotes, bien juntos y echamos encima el resto de la masa. 








Horneamos durante 45 minutos.





Ya lo tenemos listo. Decorar con azúcar glas, cacao o así sin más.





Animaros y sorprender a vuestros padres con una magnifico regalo comestible y que todos podréis disfrutar.


Un beso dulcer@s y feliz día papás.